Tambillo

tambillo 600

Datos generales

Ubicación, Extensión y Límites:

La parroquia Tambillo se encuentra situada al norte del cantón Mejía. Limita al Norte con la parroquia Cutuglagua; al Sur con la parroquia Alóag; al Este con las Riveras del Pasochoa; y, al Oeste con los páramos de la Viudita.

Su ubicación Geográfica es 78 grados 30 minutos de longitud y 00 grados, 29 minutos de latitud. Tambillo tiene una extensión territorial de 49,83 Km2.

Caracteristicas ecológicas

mapa tambillo 600

Esta parroquia está ubicada en el Bosque Montano Bajo, se destacan las zonas de bosque secundario y primario: las especies vegetales más importantes son: ensillo, romerillo, cotijo de montaña, duco, cedro, malva, arrayán, aliso, helecho, laurel de ceda, chilca, floripondio, guanto, kikuyo y holco.

Entre las especies animales se destacan: zorrillos, pavas de monte, tangará, aves (platero, pechirojos, colibrí), chucuris, pez preñadilla.

Asentamientos humanos:
Según el diagnóstico participativo, en la parroquia existen 24 barrios (hasta el 2004). A saber: barrio 20 de Julio, Capulí, Central, 4 Esquinas del Belén, El Murco, El Rosal, Galápagos, La Estación, La Florida, La Joya, La Matilde, La Merced, Miraflores, Norte Obrero, Paraíso, Ricardo Chiriboga, Santa Elena, San Francisco, Santa Rosa Baja, Sur, Tambillo Viejo, Tarqui, Valle Hermoso I y Valle Hermoso II.

Fuente: Plan Estratégico de Desarrollo Mejía 2015
Plan de Desarrollo Participativo 2002 – 2012 / Parroquia Tambillo

Escritos importantes

TAMBILLO

Tambillo rincón del Ecuador, pedazo de tierra serraniega rodeada de titánicas elevaciones, así le vemos al tranquilo Atacazo cuna del histórico Jalupana, al canoso Pasochoa con sus laderas de color de esmeralda haciendo contraste con el caudaloso San Pedro y la “Viudita” solitaria, con sus páramos aparentemente infinitos.

¡Oh tierra fecunda en medio la caprichosa naturaleza con sus arrugadas montañas y cristalinas aguas, testigo presencial de las épocas pasadas, que han visto cruzar al valiente inca Huayna Cápac que avanzaba en pos del Reino de los Quitus y del corazón de la bella princesa quiteña! Tú que admiraste tantas veces la arrogante imponencia de Atahualpa, símbolo y orgullo de la raza aborigen.

Fuiste el oasis de la audaz caravana de Sebastián de Benalcázar quien, respirando el benéfico aire de tus bosques de algarrobos, impulsaba hacia su última jornada para llegar al corazón mismo de la Patria.

Y tú siempre llena de bondades amable y hospitalaria, brindaste gentil tu regazo a los valientes aguerridos defensores de los sagrados derechos del hombre, cuando dirigidos por Antonio José de Sucre, el Abel Americano, escarpaban tus lomas sin escatimar en lo mínimo el ofrendar sus vidas para poner fin al yugo español.

Hermosa tierra que, indefensa, has observado, el desmayar de tantas generaciones en sus afanes de proporcionarte adelanto y gloria, agotaron cuanto esfuerzo estuvo a su alcance, haciendo conocer sus necesidades y aspiraciones, lamentando el infructuoso empeño, ya que no se encontró la medicina que debía curar tu llaga, pues, siempre estuviste al margen de todo presupuesto. Tus hijos esperan que se te haga justicia, dotándote de lo más indispensable, para que no constituyas la parroquia de antaño, sino la parte integrante del cantón Mejía que marche por senderos de progreso, solamente de esta manera podremos hacer un Ecuador grande.

Tal vez mis palabras no alcancen a descifrarte tal como eres, pero me complace el que te encuentres en un lugar estratégico, por donde necesariamente, cruzan centenares de turistas y ecuatorianos en general, todos ellos podrán aquilatar tus valores, como: la fecundidad de sus tierras, la benignidad de tu clima y tus atardeceres tibios y tranquilos; quien en realidad te aprecie considerará urgente la atención de los poderes públicos.

Como queda expresado siente un hijo de Tambillo.

Jorge Aníbal Fabara Utreras.
Tambillo, Julio 23 de 1958.

Texto tomado de la Revista Oro y Esmeralda - 1958
Autores: Los Caballeros de Santiago

TAMBILLO

Tambo, posada y hospedería del ayer. En su territorio de ubicación estratégica descansaron las huestes del incario y en su quebrada Jalupana se escondieron los gritos guerreros de Tupac Yupanqui al prepararse a ingresar al Reino de los Quitus. Parroquia sin nostalgia, cantada por los Andes, se descuelga en mesetas y en llanuras, abrazando las dos cordilleras andinas y atalayando el valle desde las lomas de Santa Rosa.

Su población central escucha día y noche el tránsito vertiginoso de la Panamericana y de la autopista. Atrás, al occidente, descansa Tambillo Viejo cruzando por el camino real de nuestros héroes, otrora sendero obligado del incario. Sus caseríos son múltiples.

Hoy, Tambillo camina como pueblo decidor, con espíritu y esencia de trabajo en busca de su progreso.

El río San Pedro bordea gran parte de su territorio al lado oriental, traduciendo en su murmullo la hospitalidad de sus gentes.

Todavía se escucha el canto de sus bosques en su accidentado territorio, manteniendo su anhelo de seguir siendo, a pesar del tránsito acelerado, parroquia que recoge el esfuerzo de toda su gente y quienes lo admiran al pasar por sus lindes.

Texto tomado del Libro Semblanza Centenaria - 1983
Autor: Prof. Félix Estévez A